Trisomia bendita

 

 

esta historia me la contó un cliente y amigo mío. Os la cuento:

Una madre y su hija se despedían en la parada del autobús, la hija lo hacía con una intensidad, cariño, y amor, que conmovieron a Eduardo. En ese preciso instante, para esta hija sólo existía su madre, y el tiempo presente detenido.

La hija tenía el Síndrome Up

Pasaron las horas, y da la bendita casualidad , que mi amigo volvió a coincidir con las dos protagonistas de nuestra historia. Lo que le conmocionó, aún más si cabe, fue que el saludo entre ambas no había cambiado un ápice en cuanto a duración e intensidad.

Mi amigo se acordó de su madre, y del tiempo que hacía desde que no le había pronunciado la palabra ” Te quiero “.

Cuando lo hizo, las lágrimas de ilusión , brotaron sin fin de las mejillas de su madre.

Y aquí viene mi reflexión:

El Síndrome Up se debe a una trisomia ( 3 pares de cromosomas ) cuando la gente que nos definimos como normal, tenemos 2 en el par 21.

Desde luego a esta hija si algo le sobra son características muy escasas de ver hoy en día como lo son

  • Gratitud
  • Amor
  • Centrarse en el presente
  • Honestidad
  • Ilusión
  • Humildad
  • Sinceridad
  • Bondad…

Los que tenemos sólo 2 pares adolecemos de muchas de estas virtudes, los tiempos que corren se llevan corriente abajo la mayoría de ellas, así que me pregunto

 ¿ Cuándo haremos una observación humilde, con la serenidad necesaria, para poder aprender de ellos todo lo que tienen que enseñarnos?

El movimiento Síndrome Up, es decir Iñigo Alli  y Mariano Oto  , han dado la vuelta a la idea condescendiente y superior de los que tenemos sólo 2 pares,  por otra en la que ellos dan una lectura positiva de lo que sus dos retoños aportan día a día en sus vidas. Se sienten, en cierto modo, bendecidos.

Es duro sí, pero la actitud con la que ellos lo afrontan, es claramente optimista y esperanzadora.

Bravo, ánimo y Optitud permanente  amigos.

 

 

 

Compartir:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+