Trisomia bendita

esta historia me la contó un cliente y amigo mío. Os la cuento:

Una madre y su hija se despedían en la parada del autobús, la hija lo hacía con una intensidad, cariño, y amor, que conmovieron a Eduardo