Martín sale de la cueva

a

Martín no le quedan ya lágrimas que derramar, ni tiempo que perder. La sonrisa de uno de sus retoños, moviliza en él lo más poderoso, su voluntad, su valor . Conocedor de los peligros a los que se va a enfrentar,