¿Qué sientes?

 

frase-jamas-dejes-que-las-dudas-paralicen-tus-acciones-toma-siempre-todas-las-decisiones-que-necesites-paulo-coelho-152057

Estaba el otro día tomándome un café networking con algo de leche y sacarina (smile ). Un contertulio, me enseñó su técnica para clasificar contactos.

El criterio era responder a la pregunta ¿Cómo me siento cuando leo su nombre en la pantalla de mi móvil cuando me llama?. Si se siente mal, y no le apetece, y esto ocurre de manera reiterada, ese contacto ingresa inmediatamente en la ” Lista de los pesados”, y así le consta cuando recibe la llamada de ese personaje.

Esto me hizo pensar y me animó a escribir este post.

En la Vitamina 1 – relaciones positivas , ya expresé la importancia de rodearte de personas que te aportan, por lo que no me repetiré. Este post trata sobre nuestras decisiones. Nos encanta surfear en los extremos de ola, pensamos en exceso, o emocionolizamos en exceso, me explico.

Tenemos diversas vías para tomar nuestras decisiones, Sistema 1 ( intuitivo ) y Sistema 2 ( racional ), nomenclatura esta dada por los científicos. Existe numerosa literatura en la que nos animan a tomar las decisiones en base a nuestras intuiciones, a lo que sentimos, si nos sentimos mal, hala tomamos el atajo rápido y decidimos asuntos que en ocasiones serán cruciales en nuestra vida, sin que nuestra mente racional intervenga para nada. Dejamos trabajos, matrimonios, etc. En este sentido Sonya Lyborminsky en su último libro Los mitos de la felicidadalerta del peligro que corremos al tomar siempre exclusivamente estos atajos. Varias investigaciones las encontraréis aquí (*).

Sonya, también alerta del extremo contrario, dado en la segunda vía, la racional, pensar y volver a pensar, y recircular de manera viciada,es el llamado “ parálisis por el análisis” y no acabamos de tomar una decisión nunca, y nunca  tomamos las riendas de nuestra vida.

Como seres humanos que somos, tenemos la capacidad de influir sobre nuestros sentimientos, evocarlos, así como racionalizarlos. Obviar la capacidad de nuestra mente de identificar pensamientos irracionales que nos producen sentimientos reales, es muy nocivo.

 

lubor

 

Por otro lado,construir mitos  en los cuales basar nuestra felicidad futura, es igual de peligroso, ya que les concedemos el poder y la responsabilidad de proporcionarnos la felicidad.

Ahora bien, ¿qué porcentaje racional/emocional es el correcto en nuestras decisiones? ¿dónde se encuentra el equilibrio perfecto?. Cada persona es un mundo, y el entresijo de experiencias, emociones y pensamientos, es único. Así el equilibrio de porcentajes difiere de cada persona y circunstancia. Por lo tanto, dar recetas universales, es sumamente peligroso y poco científico.

 

La adversidad puede ser la misma para dos personas, lo que cambia es nuestro estilo de afrontamiento, así como la realidad percibidaI.L.

Varios autores, tal y como expresé en ” La emoción en las ventas “, le dan un peso superior a las emociones en la toma de decisiones,es la razón, la que justifica lo que ha decidido la emoción. Añadiría :

 Antes de que la emoción ha tomado la decisión, ha habido un proceso racional previo repetido en el tiempo I.L.

Dicho todo esto, existen terapias basadas en la relajación, donde se le pide al paciente que conecte con sus emociones, que expresen no lo que piensan, sino cómo se sienten respecto a varios items. Cuando desaceleramos nuestra mente, cuando nos concentramos en el ahora y eliminamos el ruido, conectamos con nuestra esencia, con nuestros anhelos, con nuestros miedos, con nuestro mundo emocional, con la herencia de miles y miles de años que ha sido grabada en nuestros genes. Por ello obviar a ese reservorio de información de manera repetida en el pasado, ha sido un gran error.

 

92 Cerebro y emocion I G

Así como mi amigo del principio, a mí me sucede lo mismo, tengo determinados momentos en mi vida en los que me pregunto ¿ cómo te sientes con esto, con este?. Esta pregunta nos la tenemos que hacer por nuestro bien, ya que nuestro cerebro te dará la respuesta que quieres oír, para que esté todo en orden, para no alterar su funcionamiento, para autoprotegerse. Sin embargo, está muy bien que preguntemos a nuestro cerebro antes de tomar decisiones, pero también lo debemos hacer con nuestro corazón.

Innumerables casos de profesionales que han abandonado sus profesiones, y han dado un giro radical a sus vidas, ¿a qué obedecen estas decisiones? seguro que será una mezcla de nuestros dos cerebros, el racional y el emocional.

Si has llegado hasta aquí quizás te interese esta precioso cuento.

Gracias por estar ahí.

(*) Referencias:

– Tversky,A., y D. Kahneman: Judgment under uncertainly Heuristics and biases“, Science, 185 (1974),1.124-31.

– Gilovich,T., D.Griffin y D.Kahneman,eds.,”Heuristics and biases”, Cambridge University Press, Cambridge, Reino Unido, 2002.

– Bazeman,M.H.,”Judgement in managerial decision making, Wiley“. Nueva York, 2006.

Compartir:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

SHARE THIS