Personas

DAR

 

Foto : rinconpsicologia.com

 

El Jueves acudí a un evento de Networking en Estella, muy singular. Promovido por el Director General de una multinacional alemana. Evento al que asistimos unas 25 empresas de muy variada procedencia. Nunca sospeché lo que vendría después y que ha motivado este post.

Esta es una reflexión muy personal, quizás muy disruptiva en una red como esta, pero que siento la necesidad de compartir contigo.

En primer lugar habló Javier. Un ictus le dejó en una silla de ruedas, afectó a su lenguaje y destreza en los movimientos de las manos y de los pies. La profundidad de sus palabras, su sabiduría, en un entorno de máximo silencio, su alegría de vivir y ayudar a los demás, produjo en todos nosotros una emoción positiva difícilmente encontrable, el sobrecogimiento (ver Barbara Fredickson).

Directores Generales de Industrias muy potentes, de Asociaciones muy importantes, todos, nos quedamos sin palabras, tragábamos saliba y nos preparábamos para explicar lo que hacíamos.

Este es el primer evento de Networking, en el que el centro son las personas, no los negocios. Desde el conocimiento mutuo de los asistentes que ahí acudimos, si tiene que surgir algo, surgirá. Primero la persona, después los negocios.

No se intercambiaron tarjetas, no vi ningún “Chupóptero” dispuesto a “venderte su libro“, todos hablamos desde nuestra experiencia vital, y la narrativa de nuestras experiencias profesionales la realizábamos a través de nuestros sentimientos.

He de confesar una cosa, cuando acudía a eventos de Networking, hacía tan bien la presentación de mi empresa (Sernatec Hygiene), que todo el mundo quería venderme algo, sin importar lo que hacía, el foco eran ellos y lo que podían sacar de mi pozo. Posteriormente de-construí voluntariamente mi presentación para evitar a la figura que más abunda en estos eventos, los “receptores” ( ver Adam Grant) o “depredadores“como yo les llamo. Conseguí mi objetivo.

El fundador de Linkedin, Reid Hoffman recurrió a sus contactos de alta calidad, en la fundación de su empresa, “donante” él, no tuvo problemas.

Este evento, y el libro “Dar y recibir” de Adam Grant, me han inspirado a escribir este post.  Quizás no te proporcione herramientas, tendencias, tips para aprender a vender en 2 sesiones, este post pretende encender una lucecita dentro de tu corazón.

En la vida te encuentras con personas que te dan, personas que te hacen sentir y que sienten con el corazón, personas hemisferio derecho, personas que no lo racionalizan todo, personas que iluminan tu firmamento, y que te guíen en la oscuridad, estas personas son bondadosas  son “donantes“, construyen lazos duraderos y auténticos, construyen valores, construyen sociedad. Conforman el tejido de lo invisible, ellos permiten que todo siga funcionando, sin ellos nada existiría , el mundo sería un lugar seco, yermo, un inmenso secarral. El ser humano se habría extinguido hace muchos milenios. Todas las especies tienen su razón de ser en el ecosistema humano, incluso los depredadores.

En mi caso la Bondad, es mi tercera fortaleza en el Test VIA de Psicología Positiva, y eso hace que sea un “donante”, fortaleza y debilidad a la vez. Durante muchos años de mi vida lo he sido de manera indiscriminada, los receptores se aprovechan de personas como nosotros, nos exprimen como a una naranja para cuando han sacado todo el jugo, pasar a la siguiente naranja.

He aprendido con la edad y con los tortazos a identificar a estos ladrones, ya no me la pegan, y con el libro antes citado menos. Cuando me encuentro a un receptor, corto su patética venta y le vendo yo, que para eso soy vendedor.

También confesaré algo que no había hecho, soy profundamente creyente, y pienso y siento que nada sucede por casualidad. Los partidarios del “Súperhombre” y que él sólo construye su destino, afirmarán que sucede por “causalidad” y yo afirmo :

          ” Lo que te sucede en la vida es fruto de una causalidad orquestada “

Nosotros provocamos lo que nos sucede en cierto modo teniendo una actitud proactiva en nuestra vida, pero en muchas ocasiones he tenido la sensación de que estaba todo predestinado, que alguien o algo movía los hilos. Que lo que te sucede, tenía que sucederte, que las personas que te encuentras o tropiezas en tu vida, tenía que pasarte, tenían que estar ahí en ese preciso instante.

En primero de CC Biológicas en la asignatura de Ecología, me hablaron de lo interconectados que están nuestros ecosistemas terrestres y marinos. Todo guarda un milimetrado equilibrio, y el hombre introduce elementos que lo desequilibran continuamente. Todo está conectado, todo tiene un caos organizado, todo sucede por algo, el azar no existe. En la ecuación del éxito, siempre está el súperhombre, los demás no existen, los logros son solitarios, todos los speakers a los que oigo, todos se centran en el individuo, CRASO ERROR.

En el mundo han personas que arrojan luz, y personas que lo oscurecen todo, personas que construyen estrellas y personas que construyen agujeros negros, ellos son el centro.

Porque los negocios los hacen las personas, porque las empresas las componemos personas, si actuamos como personas trascendentes, cuyo foco son los demás, veremos como aumenta nuestra productividad, como somos mejores personas y mejores profesionales, hacen falta personas-estrella, personas que multiplican, que se asocian, que no te ven con mentalidad de escasez ( !Cuántos hay de estos! ), personas abundantes en las formas y en el fondo.

La vida va de esto, de disfrutar en el camino, de dar, de iluminar, de construir, de amar tal y como expresé en laVitamina 15 Amor 

Incluso detrás de un agujero negro, según como han afirmado astrofísicos recientemente, pueden existir universos paralelos, hay luz detrás de cada oscuridad.

La vida pasa deprisa, pasa y las oportunidades también, da y da, selecciona, sé crítico, analiza, y después DA.

Gracias Teresa Falls por la recomendación de este fantástico libro.

Si quieres seguir siendo “receptor” es tu problema, pero conmigo no cuentes.

Gracias por haber llegado hasta aquí, sentía la necesidad de sacar este post de mi interior.

Compartir:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

SHARE THIS