Pensamientos emocionales

chalet guay

 

 

 

El otro día disfruté como dos niños en la formación “Optitud en las ventas” que hice para el Consorcio de Inteligencia Emocional perteneciente a la Agencia Vasca de la Innovación ( Innobasque ).

Pablo Cueva ( @emocionarse) , fue el responsable de tan precioso evento, celebrado en un Chalet de madera y enmarcado en el monte, con esta postal me emocioné, y de eso se trataba, de emocionarse.

Quería compartir con vosotros unos pensamientos/emociones que experimenté, y que he experimentado este fin de semana.

Inicio este post, con el primer pensamiento, derivado de una pregunta que me hicieron

 

¿Está relacionado el optimismo con la motivación?Consultor 1

 

Pregunta muy interesante, que respondió Pablo Cueva en primer lugar, y después yo. Mientras que el optimismo en su esencia es racional, la motivación lo es emocional. Pero si profundizamos más, veremos que ambas emoción y motivación, pensamiento y emoción están relacionadas, no están en compartimentos estancos. Cuando yo consigo hitos fruto de la planificación y ejecución de los pensamientos optimistas, refuerzo mi autoestima, a la par que experimento una serie de emociones positivas tales como el orgullo, la alegría, la diversión, la esperanza, etc.

Así pues, lo que antes pensábamos eran compartimentos inmiscibles, hoy -sobretodo gracias a los descubrimientos de las neurociencias- sabemos que no es así, que pensamientos y emociones se retroalimentan mutuamente, ambos se potencian o se anulan. Cuando nos emocionamos, en primer lugar, después pensamos en esa emoción y la almacenamos en nuestros centros de la memoria de nuestro cerebro.

De hecho cuando experimentamos emociones positivas se activa el hemisferio izquierdo según experimentos realizados por Richard Davinson. Este hemisferio es descrito fundamentalmente como hemisferio racional. Con todo lo que se está descubriendo, con la existencia de un cuerpo calloso activo  que separa ambos hemisferios, ¿ Quién me dice a mí, que lo que hoy creemos hemisferio racional no lo sea al 100%? Tiempo al tiempo.

Por otro lado, podemos provocar emociones por medio de nuestro cerebro, podemos conscientemente realizar ejercicios para aumentar las emociones positivas en nuestra vida y con ello nuestro bienestar subjetivo, de esto sabe mucho la nueva Presidenta de la IPPA Barbara Fredickson. Ser consciente de lo que nos hace sentir bien, tiene un efecto directo en nuestra capacidad de brillar en la vida y en el trabajo, aumentando nuestra positividad podemos contribuir al aumento de la productividad de las empresas, y a la creación de equipos de alto rendimiento, temas tratados en este Curso y en mi Conferencia “Optitud en la empresa“.

Hubo otra pregunta que me encantó :

¿Está relacionado el optimismo con la competividad en el deporte?Consultor 2

Aquí le dí dos ejemplos, el de Mat Biondi en las Olimpiadas de Seúl, y el del equipo de Beisbol americano Cardinals de Misuri  y los Mets de Nueva York.  Hablaré un poco sobre natación, no por mí claro que sólo sé nadar de escalerilla a escalerilla ( smile ).

Mat Biondi, y su entrenador, trabajaron con Martin Seligman antes de las Olimpiadas de Seúl de 1988. Mat hizo el Test de optimismo de Seligman y se lo entregó a su entrenador. En las series de entrenamiento le ocultaban las marcas que Mat estaba haciendo, le decían que eran peores que las que realmente estaba marcando. Mat volvía hacer la serie y esta vez, en lugar de hundirse bajo presión ( característica de los pesimistas), este marcó todavía mejor tiempo y muy cerca del récord del mundo que él mismo poseía. Empezaron las Olimpiadas para Mat, las dos primeras pruebas no pudo alzarse con el oro, los periodistas de todo el mundo lo tildaron de “Bluff” que no iba a hacer nada. Pero hubo dos personas que no dudaron de Mat, eran su entrenador, y Martin Seligman. ¿Adivinas que hizo Mat Biondi en las restantes 5 pruebas? 5 oros.

Otro dato, en el Test de optimismo de Seligman, Mat Biondi puntuó como ” Muy optimista“.

El optimismo como una de las virtudes más importantes en el desarrollo humano y en el liderazgo positivo a la ahora de constituir equipos cohesionados de alto rendimiento, ocupó una parte muy importante de mi formación.

Y acabo el post con una anécdota que me sucedió en Madrid este fin de semana. Una persona amiga de una amiga, me hizo el siguiente comentario que me hizo relexionar

Antes tenía más esperanza, ahora la tengo, pero con la edad está más controlada.Alberto

Un claro ejemplo de lo que hablábamos antes, de la racionalización de una emoción positiva, la esperanza. ¿Es bueno o es malo?¿Con la edad nos volvemos menos esperanzados?¿Qué contribuye a que suceda esto?¿Si es malo, qué podemos hacer para recuperarla?

De eso trata la Psicología Positiva, de dar respuestas a estas y otras muchas preguntas, a través de la investigación, para aumentar los niveles de bienestar subjetivo de la población. ¿Acaso somos felices con nuestra infelicidad? Si así sucede, no sigas leyéndome, no creo te aporte nada.

Gracias por haber llegado hasta aquí, y que tengas una muy feliz ( si quieres) semana!

Compartir:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

Dic, 02, 2015

  Actitud

0

SHARE THIS