Optitud según Maribel

 

Sigo recibiendo historias que destilan coraje, aportan valor, principios, logros y sentido a sus vidas. Esta es la historia de Maribel Muñoz Ruiz, todo un ejemplo para todos aquellos que se encuentren en una espiral descendente negativa en sus vidas. Ella sigue luchando, no sólo por ella, sino por los demás. Su vida sin contribución, no tiene sentido.

Maribel engrandece todo lo que toca, y seguro que las personas de su círculo cercano agradecen enormemente el día que la conocieron.

Este post es tuyo:

Estimado  Iosu,

Yo me considero  una persona muy optimista siempre lo he sido y si te parece te voy a contar algunas cosillas que espero te gusten.

La primera cuando en 1988 decidí, después de trabajar tres años en una empresa, ser empresaria  porque no me gustaba nada la forma de dirigir, el trato con los trabajadores, etc. Cogí mi hatillo, mis ilusiones y mi poca experiencia y me lance sin un duro y embarazada de mi primera hija , al mundo empresarial.

Fueron unos años duros hasta que la empresa se capitalizó (empecé con -3000.000 de las antiguas pesetas que pedí al banco) pero en lo que se refiere a facturación y  prestigio crecían como la espuma , y ¿sabes por qué?

Porque era la que mejor pagaba y todos se sentían como en una familia,  así se corría la voz y

 todo el mundo quería trabajar con nosotros, por lo tanto me hice con los mejores equipos de reposición

y en menos de un año con el mercado de la reposición/promoción. Yo no hacia labor comercial, no me daba tiempo, los clientes nos buscaban  porque veían nuestros equipos y querían trabajar con nosotros.

Ya ves, utilice una estrategia sin saberlo que nos llevo a la cima. En ella nos mantuvimos muchos años porque nuestra filosofía, nuestra forma de hacer las cosas no cambiaron.

 Siempre hemos destacado por nuestra honradez, trabajo bien hecho, seriedad y sentirnos EQUIPO, desde el reponedor que acaba de entrar hasta gerencia. Nadie es imprescindible, pero todos somos necesarios


Éramos una empresa regional pero muy fuerte, las empresas nacionales no podían con nosotros,  Levante era nuestro ( smile ). Pero en 2006 con la globalización, contrataciones nacionales y el poder económico que tenían las agencias nacionales iban quitándonos trozos de tarta, a veces no de la forma más ética. Como siempre, vamos por delante, y ya íbamos mirando formas de poder seguir con nuestro trabajo, no podíamos tirar la toalla , habían sido muchos  años de esfuerzo y sacrificio. Así, buscamos otras agencias regionales que estuvieran como nosotros y tras muchas reuniones decidimos fusionarnos. Fue duro perder mi identidad que la había parido casi a la vez que a mi hija, fueron muchas lágrimas de rabia porque los grandes no eran mejor que nosotros. Pero una vez que descargas todo, te secas las lagrimas y dices a seguir y a triunfar de nuevo llamándome de otra manera,  Merchanservis .

Pero Dispromerch  no ha muerto sigue en la brecha con otros proyectos, D mayores y mas, D eventos, Regalo, etc.

 Lo que tiene buenas raíces, el amor y el trabajo de mucha gente…. Eso nunca puede morir.


Seguro que no muere Maribel!

Muchas gracias por este fantástico post!

 

Compartir:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

SHARE THIS