Modelo Optitud-Vitamina 8; Bondad

teresaPara algunos ser bueno, o ser un buenazo es sinónimo de ser gilipollas. Incluso cuando ibas a ligar, tenían en ocasiones que disfrazarte de malote y actuar como tal.

Toda persona con #Optitud, atesora este preciado tesoro y lo proyecta a los demás con un objetivo, dejar un mundo mejor tras de sí. Vivir una vida sin más , sin ninguna aportación, no seduce en absoluto a las personas bondadosas.

 

Foto : www.rpp.com.pe

 

He de reconocer hace tiempo, cuando me decían que era como un niño grande bueno, no me gustaba, y pensaba que era fruto de escasa maduración, inteligencia, etc. Cuando me lo volvían de decir, les preguntaba por qué me lo decían, y me contesstaban que ellos en su entorno nadaban rodeados de tiburones sin escrúpulos, y que para sobrevivir en ese mundo tóxico o “matabas” o te “aniquilaban”.

A finales del Siglo XX, dos eminentes Psicólogos clínicos, llamados Chris Peterson y Martin Seligman, realizaron un estudio transcultural, a lo largo de los últimos 2000 años, en el que recogieron una de las 6 virtudes comunes en todas las culturas, razas y religiones, esta virtud tenía un valor por sí misma y así se había transmitido de generación en generación, de continente a continente,de milenio en milenio, esta virtud era la Bondad / Generosidad.

El ser humano es bueno por naturaleza, así lo atestiguan estudios con primates y con niños no socializados. Científicos de la Universidad de Hebron en Israel, afirman haber encontrado el gen de la solidaridad. Puede ser que todo esté en nuestros genes, y que después mutemos a peor, al criarnos en un caldo de cultivo que no potencia precisamente estas virtudes, ni en la escuela, ni en las empresas ni tampoco en las Universidades. Nuestro círculo cercano puede que tampoco lo potencie.

Buscando el bien de nuestros semejantes,encontramos el nuestroPlatón

Parece que estudiar y promover la bondad, es cosa de asignaturas como religión y carreras como Teología y Filosofía. El resto , ¿ para qué ? Pensarán algunos: ” eso son ñoñerías propias de blandos sin cabida en nuestro mundo empresarial, donde lo que necesitamos son tíos duros”. Y así vamos, ponemos cara de pócker, levantamos el cuello de nuestras camisas, no sonreímos ni por recomendación, ¿ al compañero ? que le den. Total, eso de la bondad, es un invento de los curas y las monjas para tener controlada a la sociedad.

No soy cura, pero si bondadoso, los ignorantes y feldespatos emocionales lo confunden con simpleza, con sujetos proclives a aprovecharse de ellos, débiles, poco adaptados, etc. Lo que desconocen, es que las personas bondadosas, detectamos la turbiedad de una persona sólo con mirarle a los ojos, esta persona, cual feldespato que es, ni se entera que ya le hemos calado, y aún así, como somos bondadosos y optimistas, le volvemos a dar otra oportunidad, rara vez nos equivocamos. Los feldespatos, tiburones, personas sin escrúpulos, siempre buscarán sus presas en sujetos que ellos piensan indefensos, hasta que claro, nuestro bondadoso da un puñetazo en la mesa, y pone los ” puntos sobre las íes”.

Las personas bondadosas suelen ser respetuosas con el prójimo, muestran empatía con él, le dan su lugar, le escuchan de manera sincera y auténtica, y no le corrigen cuando este se equivoca. Lo contrario sucede, estas personas, al ser percibidas como ignorantes en muchos comportamientos y conversaciones, son corregidas continuamente, tanto en un lenguaje verbal como en el lenguaje no verbal, y como buenos feldespatos, ni se enteran de sus comportamientos tóxicos.

La bondad está relacionada con la ética y la moral, y las personas bondadosas tienen ese armazón que les inspira y protege. Saben hacer, casi siempre, lo correcto, ante la duda, nunca se traicionan, nunca dan la espalda a sus principios, si lograr una meta significa pasar por encima de alguien, nuestra persona bondadosa renuncia a la citada meta.

La persona bondadosa, no soporta la maldad, de acto o palabra, y se rodea de personas afines. Las personas con maldad son ” despedidas ” de inmediato, no tienen cabida en nuestro mundo.

La bondad nos conecta con otras virtudes y emociones positivas, ¿ te las vas a perder?

Recurrir a la Vitamina 8, nos da fuerza, nos da sentido, nos sentimos integrados en un mundo en el que merece la pena vivir, aunque en demasiadas ocasiones nos cueste verlo. Cuando lo vemos, nos conmovemos, nos inspiramos, nos elevamos, nos incita a imitar esos actos bondadosos, porque al fin y al cabo, los seres humanos somos personas bondadosas.

Espero tomes con frecuencia esta vitamina, nunca dejes que se te agote el frasco.

Os dejo este vídeo

 

 

Un abrazo.

Compartir:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

Abr, 30, 2014

  Actitud

0

SHARE THIS