Modelo Optitud- Vitamina 9; Proactividad

frase-nada-sobre-esta-tierra-puede-detener-al-hombre-que-posee-la-correcta-actitud-mental-para-lograr-su-thomas-jefferson-154135Seguimos con el Modelo Optitud, y con aquellas vitaminas que harán de ti una persona con habilidad de escoger tu respuesta, es decir una persona respons-able.

Tu respuesta, y no la que te marcan los dictámenes de la moda de turno, es lo que marca tu diferencia.

 

La Vitamina 7 es una vitamina que faculta a la persona para ser dueño de su destino, dueño de sus decisiones voluntarias, sobre las cuales se edifica quienes somos, qué objetivos nos proponemos, y cuál es nuestra aportación a la sociedad.

Stephen Covey en su magnífico libro “ Los 7 hábitos de la gente altamente eficaz “, diferenciaba dos tipos de actitud ante la vida:

  • Actitud reactiva; es aquella propia de quienes pertenecen al ” Club de la queja“. Estas personas son pasivas, reaccionan no accionan. Que si esto se hace así, que si los políticos no me apoyan…Van detrás de los arietes que abren camino, que forjan leyenda, que construyen y que hacen avanzar a la sociedad. Eluden todo tipo de responsabilidad de sus actos, y tienen lo que Covey denominó ” Locus de control externo”. No tienen ningún control sobre lo que les sucede, están a merced de los demás, a merced de las circunstancias, no cogen el toro por os cuernos, sino que son empitonados una y otra vez, sin poner nunca remedio, se quejan del facultativo de la plaza por no saber arreglar los múltiples desaguisados que él , y sólo él proporciona.
  • Actitud proactiva ; es aquella que toma las riendas de su vida, que ante las circunstancias decide manejarlas, actuar sobre ellas, torear al toro y conseguir las dos orejas. Esta actitud es propia de las personas con optitud, es una actitud orientada a la acción y no a la queja, una actitud valiente de “hacer”, una actitud con un ” Locus de control interno”. Yo manejo mi vida, y actúo según un plan de vida preestablecido,para conseguir unos objetivos que doten de sentido a mi vida, sintiendo mi contribución desde mis actos, no tanto de mis palabras. Cuando se ponen las cosas difíciles emerge nuestra rebeldía, nuestra actitud proactiva para solucionar ,desde la acción voluntaria y enérgica, las cosas. Siempre con las relaciones positivas como compañeras de viaje, eje principal de mi Modelo Optitud.

Precisamente cuando nace la Psicología Positiva, hace especial hincapié en que el ser humano a través de su voluntad, y no de sus circunstancias, llevará las riendas de su vida, pudiendo así  experimentar infinitos momentos infinitesimales de felicidad en su trascurso vital. Así por primera vez el ser humano, y así se está demostrando una y otra vez, es el responsable y principal “ejecutivo” de su vida. Sin trabajo, sin caídas, sin esfuerzo, no hay aprendizaje, y quien piense que esto va a ser un camino de rosas por llamarse felicidad, está totalmente equivocado.

Cuando esta rama de la Psicología nace, imperaban factores de control externos, sobre los que el ser humano poco o nada podía hacer para cambiarlos; infancia, genética, farmacopea, conductismo, proporcionaban ya nuestra hoja de ruta de por vida. Este era el cuadro pintado por la psicología durante más de 100 años, nos encaminábamos de manera segura, a lo que Martin E.P. Seligman acuñó en la década de los 60, ” Impotencia aprendida”.

Precisamente estamos en el momento de la historia reciente , en el que más impotencia sienten y aprenden los ciudadanos, con 350 millones de personas con depresión según la O.M.S., y tal y como decía la canción de los U2 ” Nothing Changes in New Years Day “.

Primero con perros, después con primates, y posteriormente con primates humanos ( como dice mi amigo Pablo Herreros Ubalde ), se demostró que cuando el sujeto investigado, aprendía que nada de lo que hiciera iba a cambiar las cosas, ese sujeto se abandonaba a su suerte, se rendía. Su locus de control era externo y esos factores no eran controlables.

Por ello, la Vitamina 7 en conjunción con las demás vitaminas del Modelo, tiene como objetivo luchar contra este camino escrito por otros. Adoptar una actitud proactiva nos permitirá salir del hoyo en el que nos encontramos, nos permitirá mirar el futuro de frente, con ilusión,esperanza, realismo, optimismo, y en definitiva que nos permita ser felices y así poder hacer felices a los que nos rodean.

Nuestra actitud hacia la vida determina la actitud de la vida hacia nosotrosJohn N. Mitchell

Ten siempre a mano estas 7 primeras y no últimas vitaminas.

Un abrazo.

 

Compartir:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+