Modelo Optitud ( Vitamina 2 ) – Lucha

muchas veces la religión se ha preguntado donde reside el alma. Los científicos se preguntan una y otra vez , que es lo que diferencia a las personas que se rinden de las que no.

Este post está dedicado a un reciente descubrimiento en las redes, de la mano de Carmen Soler , este es Vicente Mené . El cual sin conocerlo, sé que no se va a rendir.

Desde tiempos inmemoriales ha habido personajes irredentos ante la adversidad, ante las opiniones limitantes de los demás, a los veredictos cuasi inamovibles de los expertos, y a las exactas,  demoledoras y desesperanzadoras estadísticas.

Mucho más numerosos son las personas desconocidas como tú y como yo, que luchan día a día sin sobresalir, de manera silenciosa contra sus adversidades cotidianas. Ellos son un ejemplo a seguir, nos indican el camino.

Pues bien, estos personajes han desafiado una y otra vez a lo que cabía esperar de ellos, han provocado en nosotros un fenómeno que en psicología se denomina ” elevación “. Casos como Nelson Mandela, Maria Teresa de Calcuta, Winston Churchill, Abraham Lincoln, Rafael Nadal , Hellen Keller, y cientos de ejemplos más, dan fe de esa fuerza interior que nunca se rinde , que nunca se doblega , esa fuerza interior a la que llamo Optitud .

Hellen Keller, todo un ejemplo de superación.

 

Antes de seguir, te dejo una frase de Winston Churchill 

 

” El éxito nunca es definitivo, ni el fracaso es total, lo que cuenta es el valor de seguir hacia adelante “

Ahora bien, ¿ Qué características tienen las personas que no se rinden ? Citaré unas pocas :

  • Son personas con un pensamiento optimista ; no es sencillo cuando todo te va mal, cuando parece que la vida conspira en tu contra. En ocasiones piensas y sientes en negro, eres incapaz de percibir toda la gama cromática que el día pone a tu disposición. Todo esto te parecen pamplinas. Te sientes en ocasiones abatido, incluso derrotado. Ves que la gente sigue su vida como si nada, mientras tú estás puteado. Nada invita al optimismo. Pero estas personas lo son. Hay algo que se remueve en su interior, que se moviliza para la guerra, que lucha contra el enemigo con todo y con todos. Eso es la optitud , grabada en nuestros genes durante cientos de generaciones, eso que no sabemos donde está, que no lo hemos aislado en un laboratorio, pero que existe. Y la mejor manera de demostrar su existencia, es a través de sus resultados. Estas personas nunca pierden la esperanza, y creen que el futuro les deparará cosas positivas. Este pensamiento optimista, hace que sigan los tratamientos, hace que adopten un estilo de vida saludable, y esto acelera su proceso de recuperación.
  • Son personas con un entramado social rico  y relaciones cercanas motivadoras . Las personas que no se rinden buscan sin complejos la ayuda de los demás ya que son conscientes de sus limitaciones. Estas personas están acostumbradas a trabajar muy bien en equipo, la unión, y ellos lo saben, no solo suma sino que multiplica.
  • Son personas que encuentran un sentido  a su adversidad, y una lectura positiva  a lo que les sucede.
  • Son personas que una vez superada la adversidad o su enfermedad, disfrutan mucho más con el presente , expresan mayor gratitud  en su vida cotidiana, y experimentan una mayor frecuencia de emociones positivas .
  • Son personas proactivas , que cogen ” el toro por los cuernos “, que no dejan que circunstancias ajenas a su control, marquen el devenir de su vida.

En este sentido destacaré la Fundación Mac Arthur en el trabajo con psicología cognitiva en enfermos con cáncer. Es decir trata sobre

” pedir los papeles a nuestros propios pensamientos, ya que estos no suelen pasar por la aduana “

Antes, a finales de los años 70, la enfermera Madelon Visintainer demostró con ratones lo mismo que años atrás había demostrado M.E.P. Seligman con perros

 ” Aquellos animales que se dieron por vencidos y se sintieron impotentes, siguieron recibiendo descargas “

Los que se sintieron indefensos la primera vez, lo aprendieron y esto les limitaría de por vida, a no ser que lo desaprendieran. Nuestros pensamientos ante una adversidad, se convierten en creencias y estas marcarán la diferencia entre los que triunfan y los que se rinden.

Mahatma Ghandhi  lo expresó de maravilla en la siguiente frase

” Observa tus pensamientos porque se convierten en palabras. Cuida tus palabras porque estas se convierten en acciones. Observa tus acciones porque estas se convierten en hábitos. Cuida tus hábitos, porque se convierten en tu carácter. Observa tu carácter, porque este se convierte en tu destino “

Esta vitamina 2, está íntimamente relacionada con la vitamina 1 .

La vitamina 1, confiere fuerza a las personas que luchan. Perderán mil batallas, pero siempre tendrán a su disposición ese frasco de vitaminas 1, de relaciones positivas , que le harán ganar la guerra.

El optimismo, la optitud , es primero una decisión solitaria, pero su ejecución es social , es con la ayuda de los demás cuando las personas que tienen esa fuerza la aplican y vencen.

Si hiciéramos un estudio ( quizás ya exista ) de personas que han superado terribles enfermedades, o adversidades muy complejas, seguro que la mayor parte son personas que cuentan con relaciones positivas cercanas y frecuentes.

 

A Viktor Frankl, la idea de volver a reencontrarse con su mujer tras salir de Auswitch, era lo que mantenía su esperanza, su vida. Carlos Pauner cuando se despeñó y rodó cientos de metros montaña abajo, el recuerdo de su mujer le mantuvo vivo.

Necesitamos a nuestros mejores soldados para superar la adversidad, y estos sois vosotros.

Gracias por tu atención.

Compartir:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

SHARE THIS