Memes Vs Genes

Si ya me lees, sabes que en ocasiones escribo sobre ventas, otras sobre Psicología Positiva aplicada. y otros post vienen sin etiquetas, no son herramientas para aplicar, sino que son reflexiones varias sobre el genero humano.

Ya en los orígenes de este blog, escribí sobre las características del ser humano que habían contribuido a que hoy existamos como especie, aquí tenéis estos dos post,Martín y Martín sale de la cueva.

El otro día charlaba con Paco Rivero, Director de la Fundación Promete y el motivo eraMihaly Csikzentmihalyi. Le recomendé 3 libros suyos, “Creatividad” cuyo libro comenté en 11 tips sobre creatividad en ventas , “Flow”y el “Yo evolutivo” sobre el que versa este post. Así que empecemos.

Es harto complicado extractar a este autor, ya que en sus escritos contiene párrafos que te tienes que leer varias veces para entender su significado, y este libro no es una excepción. Es un libro que enlaza la psicología evolutiva con la psicología positiva, y traza el camino que como especie no sólo estamos recorriendo sino cuál es el camino deseable, y este no es otro que aquel que introduzca complejidad en los sistemas. Libro que leí este verano y que no tiene desperdicio, de hecho se ha convertido en uno de los mejores libros que he leído nunca.

!!Gracias Equipo Maffei por vuestra recomendación!!

Los seres humanos transmitimos información a través de los genes y a través de los “memes“. Los memes son constructos intelectuales humanos, son unidades de información que son transmitidas de generación en generación y que han contribuido a nuestro desarrollo como especie.

Los memes se reproducen e intentan asegurar su supervivencia lo mismo que hacen nuestros genes, y lo hacen mediante su principal aliado, el ser humano. Llegan incluso a competir con él, pudiendo en ocasiones ser perniciosos y poner en peligro nuestra existencia. Ambos compiten entre sí.

Pondré un ejemplo de un “meme” que está muy de moda, y que hoy compite con lasrelaciones 1.0., este no es otro que el “Smart Phone“. El teléfono se concibió para efectuar llamadas, fue evolucionado y cada vez es más y más complejo, la última versión sale casi sin tiempo de haber aprendido a utilizar la anterior. El meme, controla a los genes de tal forma que ya ni llamamos , utilizamos el “Whattsapp“. Las relaciones virtuales les damos tanto o más valor que las físicas, el “SmartPhone” nos da esa falsa sensación de estar conectados, de tener tropecientos amigos, de ser el mega popular. Vamos de cena, sacamos los móviles y los colocamos encima de la mesa, incluso los más osados empiezan a chatear con amigos de pernambuco delante tuya. Los ingenieros de Silicon Valley trabajan 80 horas a la semana para traernos las redes sociales mientras que ellos no se relacionan con nadie en absoluto. Estos afirman, que estas están trayendo soledad al ser humano, y no son pocos los que lo afirman. Este meme tiene su parte positiva de conectividad pero también tiene su parte perversa de aislamiento. Desde luego los datos de la OMS lo corroboran. El ser humano cada vez se siente más sólo, disminuyen las relaciones significativas y las depresiones. No le echemos tampoco la culpa de todo a este meme, ni mucho menos. Es un conjunto de factores difícilmente abordables en un solo post. Pero seamos críticos con ese meme y con todos los demás, ¿controlo yo al meme, o este nos controla a nosotros?.

¿Qué aporta a nuestra evolución esta ultra-sofisticación del meme “SmartPhone”?

Ya en “Retroinnovación”  hablaba sobre la utilidad que para el ser humano tenían las innovaciones hacia adelante, pero corríamos el riesgo de perder cosas por el camino.

Estamos rodeados de memes que luchan por el control de nuestra atención, de nuestros recursos, nuestros genes obedecen ciegos. Los memes  configuran nuestro “Yo”. Nuestro coche de última generación, nuestro reloj sumergible a 7.000 metros ( pero de verdad ¿¿bajas tanto???(smile), nuestra televisión ultra ultra fina, estos memes se transmiten, se reproducen y son aceptados por la gran mayoría como válidos, como normas a seguir, aún a riesgo de ponernos en peligro. Estos conforman nuestro “Autoconcepto”, componente esencial de nuestra autoestima.

Leer a Mihaly Csikzentmihalyi es un deleite, es un transgresor, es un psicólogo que aborda aspectos del ser humano que nadie se atreve o sabe, él se moja y leerle es toda una experiencia, mucho más allá de su constructo llamado “Flow”.

Mike, como le llaman sus amigos, es un ser creativo en toda regla, ya que necesita integrar distintos campos del conocimiento para poder explicar nuestra evolución, nuestro futuro. Antes esta integración se potenciaba, hoy se critica.

Otra parte muy interesante de “ Yo evolutivo” es cuando Mike relaciona “Flow” con la evolución. Me explico, sostiene que el ser humano ha evolucionado debido a que lo que ha conseguido le producía un disfrute. Y le producía un disfrute ya que ponía en juego todas sus fortalezas para conseguir su objetivo, entraba en sucesivos estados de “Flow” que le desafiaban continuamente, se divertía mientras perseguía sus objetivos, experimentaba micro-momentos de felicidad infinitos los cuales eran compartidos.

Y esto último entronca directamente con algo, en ocasiones, no muy bien visto en nuestras empresas, la felicidad en las organizaciones. Parece un oximorón, felicidad y trabajo juntos en la misma ecuación. Si la evolución del ser humano se basa en la superación continua de retos, los cuales producen disfrute,

¿Qué sucede con nuestras empresas?

¿Por qué nos empeñamos en disociar estas dos palabras? ¿Es posible disfrutar en nuestro trabajo?¿Es posible que nuestros trabajadores apliquen sus fortalezas en el trabajo, experimenten estados de “flow” continuos que conlleven a un estado más largo en el el tiempo llamado “engagement”? Si, es posible. La Psicología Organizacional Positiva lo investiga y lo implementa.

Si la evolución humana está jalonada de momentos de disfrute, en los que la actividad desarrollada era intrínsecamente placentera por sí misma, ¿no sería recomendable que nuestras empresas también evolucionaran y potenciaran el disfrute de sus trabajadores?, esto es ¿sería posible diseñar planes para potenciar estos momentos de disfrute? Por supuesto que no quiero decir que nuestras empresas se deberían convertir en fiestas continuas, con barra libre de mojitos toda la semana, sino que debemos diseñar planes que desarrollen todo el potencial de nuestros trabajadores.

 Si somos capaces de conseguir que nuestros trabajadores disfruten trabajando, imagínate lo que serán capaces de conseguir @ilazcoz

Aquí por supuesto entra el trabajar en el “Canal de Flujo” , es decir en aquel en el que los desafíos son acordes con nuestras habilidades. Si el nivel de desafíos excede al de habilidades de nuestro trabajador, este se nos estresa y corremos el riesgo de quemarlo, mientras que si el nivel de desafíos queda por debajo del de habilidades, este se nos aburre, es como tener un Ferrari dado vueltas por la ciudad. Excedernos en los desafíos es tan pernicioso como quedarnos cortos.

Ahora bien ¿Sabemos cómo son nuestros trabajadores? ¿Qué les motiva? ¿En qué se sienten más desarrollados? Más allá de la evaluación de competencias para el puesto, ¿qué sabemos más de nuestro trabajador?, y no me refiero a dónde vive, ni cuántos años tiene.

Los memes se aseguran su supervivencia, y aquello que originalmente producía un disfrute, después se convierte en rutina, perdiendo esa capacidad de disfrute, esa evolución en ese campo se estanca. Mike cita en su libro a la política, en la que poco tiene que ver hoy  con la engendrada en la antigua Roma. Aquí como en otras disciplinas del conocimiento aparecen los parásitos, los cuales infectan el meme debilitándolo y poniéndolo en peligro, ¿Te suena de algo?..

Para acabar, quiero recalcar la importancia que tiene el disfrutar y conseguir retos, que estos supongan todo un desafío para nosotros, ya que el “sofá empresarial” mata la creatividad y aniquila el talento, y la importancia que tiene el efectuar un control sobre el mismo, que este no consuma excesivos recursos se antoja fundamental para nuestra evolución como personas , como especie.

Si has llegado hasta aquí te doy las gracias, y si lo compartes me harás más feliz!!

Iosu Lázcoz Iso

www.optitud.es

Compartir:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

SHARE THIS