Hoy

Laura

 

En la Vitamina 3   relataba lo irrepetible y pasajero de los momentos, y así es la vida, pasajera, nutritiva o contaminante, tú eliges.

La portada del nuevo libro de Laura Chica, y Francisco Alcaide, me ha inspirado , cual musa griega, así que vamos para allá.

Las personas que nos encaminamos hacia los 50, vemos que vamos a iniciar el segundo ciclo, en el cual nos doctoraremos en múltiples temáticas, y nos convertiremos en personajes con muchas horas de vuelo, en personajes muy construidos, o por el contrario, en personajes que se van deconstruyendo, que van quitándose capas de distancia que los separan, de lo que ellos consideraban humildes mortales.

Sólo sé que no sé nadaSócrates

Vamos quemando momentos, vamos quemando etapas, iniciando otras nuevas, amigos que se van, otros que vienen, proyectos que se cierran, otros que se abren, y descubrimientos en el camino, que son lo que nos insuflan fuerza, los que despiertan nuestra fuerza interior, nuestra Optitud. “Tempus fugit”, y nosotros ¿qué hacemos con él?.

Hay una cosa que no cambia en ciertas personas, su optimismo, su esperanza en el futuro, porque se preocupan de construir puentes hacia él con los éxitos del presente. Su ilusión permanece intacta, sus fracasos, ellos no usan esa palabra, no los interiorizan, ellos, nosotros, lo llamamos aprendizaje, evolución, crecimiento, resiliencia.

gemma hassen

Agustín García Malo, mi librero de cabecera, me regaló este audio  que comparto. Me llamó la atención la alegría y positividad que transmite Gema Hassen Bey, mujer a la que no le gustan las palabras discapacitado y minusválido, y que próximamente intentará el ascenso al Kilimanjaro, sí , has oído bien, al monte Kilimanjaro en una silla de ruedas. Su silla es una prolongación de su cuerpo, no un artefacto que llena de piedras su camino hacia la felicidad. Una #VidaOptitud sin duda.

Vivimos en un mundo de abundancia, ahora menos, eso está claro, pero mucho mejor que en la posguerra española ( cartillas de racionamiento, pan duro,…) así me lo recordaba mi abuela Asunción, nacida en 1905. Tenemos mucho, nos hemos acostumbrado a ello, es el fenómeno llamado “adaptación hedónica”. Nada nos satisface, y cuando lo hace,dura muy poco tiempo, queremos más y más, y además rápido, ya que el hábito de la paciencia y el “slow way of life” no van con nosotros.

Esta adaptación, yo la llamo salvaje. Cuando veía jugar a mis sobrinos con sus juguetes recién regalados( son más de uno), el primero es abandonado- después de jugar con él-en el rincón del olvido a los pocos minutos, para devorar el momento del segundo juguete, así entramos en un círculo vicioso sin fin. Recuerdo con mucha vividez,cuando me regalaron el autocross , era UNO, y lo tenía que estrujar al máximo hasta desgastar las ruedas de plástico de los coches ( smile ). Tenía poco tiempo para disfrutar de él, desde el 5 de Enero hasta empezar el colegio. Ahora tenemos papa noel, reyes magos, amigo invisible, ….  Epicuro afirmaba que el disfrute es mayor, cuando te educas en la escasez, que cuando te educas en la abundancia. Más de 2000 años después parece que algo de razón tenía.

En este mundo del mucho, de la abundancia, no valoramos ni agradecemos lo suficiente lo que tenemos. Epicuro se jactaba de vivir con 1 moneda de cobre al día y vestir ropajes humildes, tal y como como relata en el libro ” Tres cartas de Epicuro, sobre la amistad, el placer y la felicidad. A este pensador griego, se le acusó de promulgar una filosofía basada en el desenfreno y la nula medida en el disfrute de los placeres. Nada más lejos de la realidad, las investigaciones más exactas y completas existentes en el mundo, y reflejadas en el citado libro, concluyen que Epicuro hizo todo un despliegue de inteligencia emocional en su dimensión autocontrol, el cual aplicó de manera férrea e inexpugnable.

Hoy sucede algo parecido contra la Psicología Positiva; en la antigua Grecia, eran sus competidores de las otras escuelas, los que corrían bulos carentes de fundamento, por meras cuestiones económicas. Epicuro restó muchos discípulos en todas las escuelas, especialmente en la de Platón.  ¿estaremos hoy asistiendo a algo similar?.

En este segundo ciclo, se valoran mucho más nuestras relaciones, nuestro tiempo, Somos conocedores, que aunque pensamos que los 90 quedan lejos, cuando nos queramos dar cuenta, ya habremos llegado, entonces echaremos la vista atrás y nos preguntaremos que hemos aportado a la sociedad, a nuestros seres queridos, en qué hemos invertido nuestro tiempo, en si ha merecido la pena.

Por ello, te animo a que vivas hoy, a que sueñes con tu mejor futuro posible, y que hagas lo más importante, planifiques tus metas, y  tu plan para alcanzarlas. Todo lo demás son bonitas intenciones escritas sobre fotos preciosas. También te animo a que disfrutes del momento, que lo paladees, que lo revivas, que lo guardes escrito en tu caja preferida, para que la puedas abrir cuando más lo necesites. Lo que está escrito perdura, lo que no se escribe se pierde.

Por último,  dado que la vida se nos escapa entre las manos, no pierdas el tiempo, no pierdas tu tiempo, rodéate de personas que te estimulan, que te aportan tiempo, y huye de los “feldespatos“, ” Chupópteros“, y ” Cangrejos“, ellos sólo quieren que les escuches, porque tu, no les interesas mucho. Estas relaciones positivas, vitamina 1 del Modelo optitud, son el oxígeno que alimentará tu llama, tu Optitud. Son los mejores soldados, o compañeros de baile, con los que ir tendiendo ese puente hacia el futuro.

La vida es hoy, ni el pasado ni el futuro existen.

Un abrazo y gracias por leerme.

 

 

Compartir:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+