Cuéntame tu historia Optitud.

a menudo citamos frases de otros, nos fijamos en los éxitos de los gurús del momento, estos nos deslumbran, nos hacen sentir que somos insignificantes. ¿Cuántas frases nuestras tenemos ? ¿Es nuestra historia, una historia de superación? ¿ Qué puede enseñarnos?

 

¿ Tenemos la necesidad de transmitir nuestra historia para ayudar a otras personas ? Muchas preguntas sí, tu historia es la que me interesa.

Nuestras vidas, nuestros logros, los ponemos siempre en valor, comparándolos con los logros de los demás. Personas a las que no conocemos,  que viven a miles de kilómetros de nosotros, personas muchas de ellas muertas, personas que nos hacen olvidar lo que somos, lo que hemos logrado, y lo más importante, lo que podemos lograr .

Todos nosotros tenemos una bonita historia que contar, una historia de superación ante la adversidad, todos tenemos una fuerza interior que desconocemos en gran parte, y que aplicamos para superar las pruebas, algunas de ellas durísimas, que nos pone la vida.

Por que sí, la vida es dura. La lucha, las adversidades, sacan lo mejor de nosotros mismos, su superación, implica un crecimiento personal digno de ser contado para así poder ayudar a otras personas en la misma situación.

 Es la época de la historia, en la que más depresiones son diagnosticadas.

Todos en mayor o menor medida, tenemos historias que contar, historias que no han sido trasladadas al papel, todos las hemos pasado canutas en algunas ocasiones. Quiero que me cuentes como tu historia.

Cuando superamos estas adversidades, cuando salimos hacia adelante, nuestro cerebro caprichoso enseguida se pone a medir, todo lo tiene que medir, tiene que establecer un marco de referencia y comparar.

Y con quien compara, con dos astronautas, un premio nobel y el que descubrió la penilicina.  Cuando esto sucede, nuestros logros pasados pasan a un segundo plano y se pierden en nuestra frágil memoria, en el túnel de nuestros recuerdos.

Sin ir más lejos, el otro día me sucedió a mí; me comparé con uno de esos gurús, 30 años de experiencia, “n” clientes del copetín, …, entonces me vinieron pensamientos limitantes, los identifiqué y apliqué la técnica más poderosa de discusión de pensamiento, la técnica ABC de Albert Ellis.

Me demostré a mi mismo que estaba equivocado, que había conseguido muchas cosas en varios campos, y con trabajo, ilusión, energía y optitud siempre había salido adelante. Hoy estoy recogiendo los frutos de mi esfuerzo.

Este post es para tí, para que me cuentes tu historia, y para sirvas, y todos nos sirvamos los unos a los otros, de modelos de inspiración.

Para ello te cuento las breves características del post :

  •  Un máximo de 700 palabras.
  • Foto ( no imprescindible )
  •  Enviar tu historia a ilazcoz@optitud.converxa.com

Os estaría inmensamente agradecido si me ayudáis a ayudar.

 

Gracias por tu atención y un fuerte abrazo!!

Compartir:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

Sep, 10, 2013

0

SHARE THIS