Aprendizaje vital

840-vision_audicion_aprendizaje

Foto : saludalavista.com

En ocasiones me pregunto y me respondo en silencio ( smile ) ,no vaya a ser que me manden al furgón. Las preguntas son de diversa naturaleza, y a menudo, no tenemos toda la información para respondernos con una veracidad del 100%.

Una de esas preguntas que me hice hace ya 10 años, era ¿ El optimismo se automatiza ?

Mi respuesta, sin contrastar, y sólo basándome en mi experiencia, fue afirmativa.

Años después comprobé, leyendo el fabuloso libro ” La ciencia de la felicidad “ de Sonja Lybomirsky, que existían estudios que corroboraban mi respuesta de 1994.

¿ Cómo me dí cuenta? ¿Cómo lo vivencio?. A menudo, en mi profesión me llevo varapalos que me ponen a prueba. Antes de hacerme los Test, ya sabía que era una persona muy optimista, y es través de las respuestas automáticas y rápidas que me doy ante las adversidades, cuando me doy cuenta que lo hago sin pensar, de manera inconsciente. Lo he automatizado.

El optimismo se automatizaS.Lybormirsky

Los pasos dados en el aprendizaje vital, son :

  1. Incompetencia inconsciente
  2. Incompetencia consciente
  3. Competencia consciente
  4. Competencia inconsciente

 

einstein

 

Me he dado cuenta en diversas facetas de mi vida, que sigo  estos pasos,  desde el paso 1 hasta el 4, mi optimismo está en muy buen estado de forma. Siguiendo las técnicas que he aprendido a través de la Psicología Positiva, he podido, no sólo apuntalarlo, sino mejorarlo. En los últimos 9 años, mi optimismo ha crecido, ahora pertenezco a los ” Comandos especiales ” ( véase Martin Seligman y Met Life ), pertenezco al 1% de la población mundial con mi puntuación.

 

Foto : enpositivo.com

Algunas consideraciones sobre esta fortaleza del carácter :

  • El optimismo es necesario, en todas las profesiones y vidas, debe ser enseñado, entrenado, sólo así llegaremos al punto 2 de antes, y sólo desde el diagnóstico previo, podré mejorar.
  • El optimismo es heredado en un % ; si no has heredado gran parte, a través de tu esfuerzo, puedes mantener niveles de optimismo saludables y sostenibles.
  • El optimismo se expresa en unas condiciones concretas; el ambiente influye en la expresión o no de los genes optimistas o pesimistas. Estos genes, todavía no han sido secuenciados. Amigos, familia, lecturas, etc, influirán en su expresión o represión. 
  • El optimismo se puede aprender; Seligman fue el primero en apuntarlo, hoy encontrarás talleres de todo tipo. Me quedo con uno que me enseñaron el Equipo Maffei de Argentina.

Hay otra fortaleza, que también me he dado cuenta que la tengo automatizada, esta es la positividad. Nunca me había encontrado con mi “alter ego“, y sucedió en la Estación de Atocha en Madrid, con mi socio y buen amigo, José Juan Rivero ( @jriveroperez): después de haber perdido el tren que nos llevaba a una estupenda comida en Valencia, con el mar de fondo, y con todos mis amigos, Carmen, Vicente, Miguel,Isabel … nos miramos a la cara y nos hicimos, también en silencio ( smile ), las siguiente preguntas:

  1. ¿ Podemos hacer algo ?
  2. ¿ Entonces,para qué preocuparse?
Si un problema no tiene solución, ¿por qué te preocupas?, si tiene solución ¿por qué te preocupas?Proverbio chino

Comparamos a las azafatas que nos cerraron la puerta de embarque- A LA HORA- con unos androides venidos del futuro. No mostraron la más mínima empatía, y sus respuestas eran mecánicas, propias del año 3.059. Desde luego, que si el servicio de atención al cliente es así de hermético, estándar, y frío, poneros a temblar azafatas, que vuestro futuro laboral está en entredicho, podéis ser sustituidas. Ni se molestaron en llamar al supervisor.

Posteriormente, nos dirigimos a la barra del bar, nos pedimos unos bocadillos, y nos encomendamos a saborear el momento presente, olvidándonos por completo de la maravillosa comida perdida, y continuamos la apasionante conversación que habíamos iniciado en el “lounge” antes. Los dos coincidimos que esta manera de pensar la teníamos automatizada.

La positividad se automatizaBarbara Fredickson

En infinidad de ocasiones, me he encontrado con personas, que hipotecan su presente, porque están obsesionados con la adversidad que les acaban de confirmar hace unos minutos, y que tendrá lugar dentro de 9 horas. Adversidades “nimias”, cambio de asientos, cita cancelada, cliente perdido, … Este suceso negativo lo prolongan durante todo el día, fusilan los buenos momentos presentes, y se alejan de tener experiencias óptimas o flow.

Nuestros hábitos de pensamiento conforman los cauces de nuestro río neuroplástico, este surca nuestro cerebro, y es modulado por la cantidad y calidad de estos pensamientos. No entro ya en la discusión si esos pensamientos son positivos o negativos, digamos que son pensamientos que te vienen bien o te intoxican.

El problema radica en el punto 1, cuando no somos conscientes, bien de manera voluntaria o involuntaria, de nuestra incompetencia. Estas personas, encima, dada que la ignorancia es muy atrevida, te dan encima consejos de muy diversa índole, y automatizan y crean un cauce que desemboca en la separación de los demás y en el languidecimiento.

!Cuida tus hábitos, que no te lleven al país del nunca jamás!

Un abrazo fuerte y gracias por estar ahí!

 

 

Compartir:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+